Ayer, como otro día cualquiera, fui al supermercado a hacer la compra de la semana, pasé por la zona de las verduras tranquilamente, cogí unas cosas y seguí avanzando por el supermercado… Para ir a la zona de la pasta había que pasar por la zona de la carne, la cual suelo evitar, pero crucé intentando no mirar, hasta que oí a un niño gritar y reirse… Miré, y ojalá no hubiera mirado… El niño sostenía el cuerpo muerto de un pobre conejo dentro de una bolsa, despellejado, lo estaba estrujando y balanceando mientras se reía.. “Mira mamá, tiene cabeza y está chorreando sangre jajajaja” Tendría unos 11 años, la madre le dice que lo suelte, pero él sigue riendose, y la madre acaba por reirse también mientras siguen jugando con el cadáver, terminan de burlarse, y lo dejan. Paso rapidamente intentando huir de la escena, intentando aguantarme las lágrimas.
No bastaba con asesinarles y torturarles durante toda su vida, encima nos burlamos de su cadáver envuelto en una bolsa de sangre donde se ve reflejado todo su sufrimiento…
-Anonima

003D5GP3_1

Anuncios