Mi padre es cazador y para mí siempre ha sido horrible que lo sea.

Cuando yo era muy pequeña y él se iba a cazar, me enfadaba muchísimo con él. Me iba a dormir y dejaba notas en la escalera que ponían: “¡Papá eres un asesino!” para que las viese al irse a dormir. Parecía importarle poco que yo dijese eso, porque aún así se iba. Cuando volvía yo no le hablaba en todo el día.

cazar-asesinar-animales-siervos

Anuncios